Siendo la familia el principal entorno de desarrollo del ser humano, esta juega un papel clave en la estabilidad emocional de cada uno de los miembros. Por ello, muchas veces para solucionar los problemas de los pacientes se hace necesario realizar también una terapia familiar. Esto se debe a que más allá de centrarnos en el individuo, es necesario analizar sus relaciones con las demás personas de su entorno.

La terapia familiar es un tipo de tratamiento psicológico diseñado para que los miembros de la familia puedan mejorar la comunicación entre ellos y resolver los conflictos que los afectan. Esta terapia no necesariamente debe incluir a todos los miembros. Puede funcionar perfectamente solo con aquellos que se sientan capaces de participar.

¿Para quién está indicada la terapia familiar?

La terapia familiar se recomienda cuando el psicólogo observa que el problema del paciente no solo lo afecta a él sino también a otros miembros de la familia. También se aconseja este tipo de terapia para proporcionar a los familiares herramientas que los ayuden a manejar un problema con un ser querido.

El tratamiento a seguir indicado por el psicólogo es distinto para cada grupo familiar porque dependerá de su situación particular. Estas sesiones familiares suelen ser a corto plazo y en ellas el objetivo general es enseñar diferentes habilidades para mejorar las relaciones que tienen entre sí cada uno de los miembros de la familia.

Al continuar utilizando el sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para ofrecerle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de cookies o hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar