Young Man With His Hands At His Temples, Sitting At The White Desk Working At Laptop, The Mug Aside, Home Interior. Business Concept Photo, Lifestyle

¿Qué hacer ante un ataque de ansiedad?

Cualquier persona que haya sufrido un ataque de ansiedad sabe lo angustioso que puede llegar a ser. En cuestión de segundos perdemos el control de nuestro cuerpo, se acelera el ritmo de nuestro corazón, sentimos que nos falta el aire y nos inunda un profundo miedo. Por eso es muy importante saber qué hay que hacer ante un ataque de ansiedad, sobre todo si tenemos cierta tendencia a padecerlos o sufrimos un trastorno de ansiedad permanente.

  • Saber qué es la ansiedad y cuáles son sus síntomas

Es imprescindible que seamos conscientes de que estamos sufriendo un ataque de ansiedad para poder enfrentarnos a él. La ansiedad surge de manera espontánea ante una amenaza o preocupación prolongada, generando en nuestro cuerpo una serie de reacciones físicas como aumento de la tasa cardíaca, dificultad para respirar, molestias digestivas, temblores, una gran angustia y la sensación de que hay un peligro inminente que nos acecha.

Realmente, la ansiedad es un conjunto de distintas manifestaciones mentales y físicas que se originan porque estamos visualizando situaciones catastróficas en nuestra mente, anticipándonos a hechos futuros que pueden ni siquiera llegar a ocurrir.

Pongamos un ejemplo para que lo veamos más claro. Puede que llevemos meses preocupados porque estamos en paro y no hemos conseguido encontrar un trabajo. Esto puede provocar que después de recibir una llamada, diciéndonos que no hemos sido el candidato seleccionado para un determinado puesto, o que simplemente de repente ante tanta preocupación acumulada, padezcamos una crisis de ansiedad.

Realmente no tenemos un peligro inminente al que enfrentarnos, pero el miedo y las preocupaciones que hemos almacenado en nuestra mente nos generan esa sensación de ansiedad.

Las crisis de ansiedad pueden durar entre 5 y 30 minutos, pero también hay casos en los que este estado de nerviosismo constante se prolonga en el tiempo, ocasionando los llamados trastornos de ansiedad permanente.

  • Cambia tus pensamientos irracionales

Una vez que ya sabemos que estamos sufriendo un ataque de ansiedad, llega el momento de hacerle frente. ¿Cómo? Una buena opción es cambiar nuestros pensamientos irracionales por otros más sensatos. Piensa en qué es lo peor que te podría pasar si esa preocupación que tienes en mente se vuelve real. Seguro que no es para tanto. Sé realista y trata de no exagerar tus problemas. En vez de verlos como una amenaza, intenta pensar en ellos como un desafío que has de superar.

Y, sobre todo, recuérdate a ti mismo que no existe ningún peligro real del que preocuparte, solo es ansiedad y va a pasar. Intenta decir estos pensamientos en voz alta para que al verbalizarlos calen en tu mente.

  • Desviar la atención del problema

También puedes optar por pensar en otra cosa, imagínate haciendo algo que te gusta o en un lugar que llevas mucho tiempo queriendo visitar. O si esto te resulta difícil, prueba a hacer algo que requiera que te concentres y dejes de pensar en aquello que te causa ansiedad.

  • Concéntrate en respirar profundamente

La hiperventilación es uno de los síntomas más comunes de la ansiedad y para contrarrestarlo hemos de hacer exactamente lo contrario: respirar más lentamente. Respira con inspiraciones profundas que duren más de cinco segundos e intenta retener el aire durante tres segundos, expulsándolo muy lentamente. Para que sea más fácil, puedes utilizar la clásica bolsa de plástico recomendada para los ataques de pánico.

Si tienes tendencia a la ansiedad, una buena manera de hacerle frente es apuntándote a clases de meditación en las que aprendas a respirar de manera correcta.

  • Evita huir del lugar en el que te encuentres

Al padecer un ataque de ansiedad nuestro cuerpo nos pide huir a un lugar seguro, pero esto puede acabar ocasionándonos otros traumas. Pongamos que padecemos un ataque de ansiedad en mitad de un bar repleto de gente y nos vamos a casa para refugiarnos. Probablemente cuando lleguemos a casa la ansiedad habrá cesado, lo que ocasionará que relacionemos los bares con sitios peligrosos, evitando acudir a ellos porque tememos que si lo hacemos volveremos a padecer un ataque de ansiedad.  En vez de huir, ve a un sitio tranquilo con menos gente hasta que disminuyan los síntomas de la ansiedad.

  • Acude a un especialista

Sin duda, la mejor forma de combatir los ataques de ansiedad es pidiendo ayuda profesional. Tanto si padeces ataques esporádicos como si vives en un estado de ansiedad permanente, un especialista te ayudará a encontrar las razones por las cuáles estás sufriendo este trastorno para que puedas superarlo por medio de la terapia cognitivo conductual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al continuar utilizando el sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para ofrecerle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de cookies o hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar